obrera.es.

obrera.es.

Las consecuencias de la precariedad laboral en la salud de los trabajadores

Las consecuencias de la precariedad laboral en la salud de los trabajadores

Introducción

En la sociedad actual, la precariedad laboral se ha convertido en un tema cada vez más presente en el ámbito laboral. Los trabajadores hoy en día tienen que lidiar con una serie de restricciones, condiciones precarias y mal remuneraciones en sus trabajos que, si no son abordados adecuadamente, podrían tener consecuencias negativas en su salud física y mental. En este artículo vamos a hablar sobre las consecuencias de la precariedad laboral en la salud de los trabajadores.

Consecuencias físicas

La precariedad laboral puede tener un impacto negativo en la salud física de los trabajadores. Uno de los problemas más comunes es el estrés laboral que puede causar una serie de enfermedades físicas, como hipertensión, problemas digestivos, enfermedades cardiovasculares, etc. Además, la falta de un ambiente de trabajo saludable y de buenas condiciones laborales, como luz adecuada, ventilación, grandes espacios, pueden causar una serie de problemas físicos como dolores de cabeza, fatiga ocular, problemas respiratorios, entre otros.

Estrés laboral

El estrés laboral se produce cuando las demandas del trabajo superan las capacidades del trabajador, lo que puede generar un impacto negativo en la salud física y mental de la persona. Según varios estudios, los trabajadores que experimentan estrés laboral tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, enfermedades gástricas, entre otros.

Trabajo físicamente exigente

Los trabajos que requieren mucho esfuerzo físico, como la construcción, la agricultura, la minería, entre otros, pueden causar otro tipo de problemas físicos, como lesiones musculares y articulares, dolor crónico, fatiga y agotamiento.

Consecuencias mentales

La precariedad laboral también tiene un impacto negativo en la salud mental de los trabajadores. El estrés laboral, la incertidumbre en el puesto de trabajo, la falta de compensación, y la pérdida de derechos laborales son algunos de los factores que pueden contribuir al desarrollo de problemas psicológicos.

Depresión

La precariedad laboral puede aumentar el riesgo de sufrir trastornos emocionales como depresión. Un estudio publicado en La Caixa en el 2019, estableció que los trabajadores con contratos temporales tienen un riesgo un 40% mayor de sufrir depresión en comparación con los trabajadores fijos.

Ansiedad

Los trabajadores que tienen contratos temporales o inestables tienen un mayor riesgo de sufrir ansiedad en comparación con aquellos que tienen contratos fijos. La incertidumbre en el puesto de trabajo, el miedo a perder el empleo y la inestabilidad financiera son algunos de los factores que pueden desencadenar la ansiedad.

Consecuencias sociales

La precariedad laboral también afecta la vida social del trabajador. Si un trabajador no tiene un trabajo seguro, puede tener dificultades para planificar su futuro y llevar una vida normal. Por lo general, los trabajadores con trabajos precarios tienen ingresos bajos, horarios irregulares y pocos días de descanso, lo que interfiere con su capacidad para participar en actividades sociales y comunitarias.

Escasez de recursos

La precariedad laboral conduce a los trabajadores a tener menos recursos económicos y, por lo tanto, menos acceso a recursos sociales y a servicios médicos de calidad. El bajo salario y la falta de beneficios también limitan la capacidad de los trabajadores para disfrutar de sus derechos básicos.

Falta de seguridad social

Los trabajadores con contratos precarios tienen menos probabilidades de tener acceso a la seguridad social y, por lo tanto, son más vulnerables a padecer enfermedades. Una investigación realizada por Eurofound en el 2018, sugiere que los trabajadores con contratos temporales tienen más probabilidades de utilizar los servicios de salud en comparación con aquellos con contratos fijos.

Conclusiones

En resumen, la precariedad laboral puede tener un impacto negativo en la salud física, mental y social de los trabajadores. La falta de un ambiente de trabajo saludable y buenas condiciones laborales, horarios irregulares y contratos precarios pueden desencadenar una serie de problemas de salud que finalmente afectan la calidad de vida del trabajador. Es importante que los sindicatos de trabajadores tomen medidas y adopten medidas eficaces para proteger los derechos laborales y garantizar un trabajo decente para todos.